sábado, 26 de septiembre de 2009

Fiesta Sorpresa - Capítulo V: “Las Felicitaciones”

Disclaimer: La mayoría de los personajes son de Stephenie Meyer, y muchos otros son mis versiones de ustedes, mis NTLS! Jajaja!

Summary: Somos el clan latino, y Joy está por cumplir años... hay que organizarle una fiesta, pero a quién podemos invitar??? (adivinen!)


Capítulo V: “Las Felicitaciones”


Kokoro POV

Ya había hablado de todo lo que se me había ocurrido con Jake. Pero él siempre parecía tener un tema más guardado bajo la manga. Bueno, en sentido figurado, ya que no estaba usando nada con mangas en ese momento. Hecho que hacía que de vez en cuando debiera pedirle que repitiera sus preguntas. Intentaba que no se notara, pero me distraía bastante. A veces incluso se reía cuando me quedaba mirando su pecho desnudo.

Me preguntó sobre mi familia biológica, sobre mi especie… Parecía fascinado con la idea de una mujer mitad vampiresa, mitad humana. No entendí muy bien el por qué, pero me alegraba que no pareciera molestarle la idea. De todos modos estaba tranquila. Si había imprimado conmigo, no era una opción que se alejara.

Fuimos vagamente consientes de las personas que se unían a la fiesta, pero estábamos muy ocupados intentado averiguar todo el uno del otro como para contestar con más que un simple “hola”.

Yo también le pregunté sobre todo lo que se me ocurrió. Pero de alguna forma, él se las arreglaba para que fuera yo la que hablara constantemente. Eso sí, estaba realmente sorprendida: A todas las preguntas que le hice, a todas, contestó con la verdad, y nada más que la verdad. Era increíblemente raro. Todas las personas mentían de vez en cuando… Según mis cálculos, una persona promedio decía al menos diez mentiras en una conversación de diez minutos. Pero habíamos estado hablando por quién sabe cuanto tiempo, y él no había exagerado, generalizado ni mentido en nada de lo que había dicho. Era impresionante. Y eso que ni siquiera le había contado sobre mí poder. Cuando lo hacía, la mayoría de las personas intentaban no hablar demasiado. Intentaban omitir, en lugar de mentir. Claro que nadie sabía que también podía detectar eso. Las “medias verdades” también eran “medias mentiras”. Sólo mi familia lo sabía, pero si alguien dejaba algo sin decir -algo importante, al menos- yo también podría detectarlo. Quizá no supiera qué era lo que me ocultaban, pero sí sabía que había algo. Jake me sacó de mi ensimismamiento con otra de sus preguntas.

- ¿Y cómo conocieron a Mer? –Preguntó. Acababa de explicarle cómo había conocido a Joy y Naty. Estaba a punto de contestarle, pero su sonrisa desapareció de repente, y se puso tenso, volteando hacia la puerta.

- ¿Qué pasa? –le susurré.

- Vampiro. –Fue todo lo que contestó. Olfateé el aire en busca de un olor nuevo. Por un momento se me hizo agua la boca con el aroma de mi lobo personal, pero luego me di cuenta de a qué se refería. Era el efluvio de Joy.

- Es Joy. –Le dije, apoyando mi mano en su pierna para que se tranquilizara. Se relajó, asintió y se puso un poco colorado mientras su mirada bajaba a mi mano. Se aclaró la garganta y yo me crucé de brazos. Ambos adoptamos posturas más formales para recibir a mi hermana.


Joy POV

Suspiré en par de veces y me alisé el pelo mecánicamente antes de entrar. Todos gritaron “¡¡¡Feliz cumpleaños!!!” cuando abrí la puerta, y Robin tiró al aire delante de mí, un puñado de papelitos plateados. Sonreí y la abracé. De verdad era muy dulce y ocurrente.

Di un vistazo rápido por la habitación. Todo estaba hermoso. Era exactamente la decoración que hubiera elegido si alguien me hubiera preguntado. Era perfecto. Todo negro, detalles plateados y grises, incluso algunas aberturas tenían tiras largas y plateadas que simulaban ser lluvia. Y las flores… tulipanes blancos cubrían todas las superficies que no se movían.

Además, habían invitado a más gente de la que me hubiera podido imaginar. Claro que el lugar apestaba un poco, pero no tenía problemas con los lobos. Nos habíamos acostumbrado bastante a causa de Adri, una amiga de Kokoro que solía pasársela en la casa.

Cuando me sentí lista para soltar a Robin, noté que toda mi familia se había alineado delante de mí para darme abrazos y felicitaciones. Naty me abrazó fuerte y me susurró “felices doscientos” al oído. Mer casi me rompe una costilla, y Koko estaba… feliz, increíblemente feliz. Parecía que volaba con cada paso que daba, y hasta tarareaba una canción. Creo que era “As long as you love me”. No pude evitar sonreír. Hacía años que no la escuchaba. Me pregunté por qué estaría cantándola ahora.

Después de mi familia, se me acercó Adri, que me dio un gran abrazo y me presentó a sus amigos.

- Feliz cumpleaños –me dijo mientras me abrazaba. El nudo en su garganta era evidente-, nunca más debemos dejar pasar tanto tiempo sin vernos.

Cuando se alejó noté que tenía lágrimas en los ojos. Era realmente tierna, y se veía aún más linda que de costumbre. Se aclaró la garganta para poder continuar.

- Ellos son mis amigos. –Fue señalando a cada uno mientras decía sus nombres- Él es Anvil, el Alpha de mi manada…

- Hola, feliz cumpleaños. –Dijo el aludido mientras levantaba la mano en señal de saludo.

- El es Jake…

– Me alegro mucho de conocerte, Joy. Felicidades. -Se acercó y me dio la mano. Yo asentí y le sonreí. Parecía simpático.

- Él es Quil…

- Hola. –Me sonrió y me dio la mano. Todos parecían muy amigables.

- Y él es Seth. –Concluyó. Pero antes de que pudiera terminar de pronunciar el nombre, el chico me estaba abrazando. Definitivamente era más amigable que el resto. Parecía un niño inocente, grandote y muy, muy contento. Cuando se alejó me deseó un feliz cumpleaños y volvió al sillón con los demás.

Luego se me acercaron tres personas más, que también parecían estar con los lobos.

- Hola, yo soy Nahuel. –Se presentó el hombre mientras me daba la mano- Ella es mi hermana, Jess… –la chica me dio un medio abrazo y un beso en la mejilla- y ella es nuestra amiga, Bella.

Bella también me dio un beso en la mejilla y luego de los “feliz cumpleaños” tradicionales, los tres se alejaron para volver con los lobos. Había escuchado a Kokoro decir que había más híbridos, pero nunca pensé que los invitaría. Y menos que los ignoraría para hablar con licántropos… Aunque ahora que se habían acomodado, se notaba que los tres estaban hablando con lobos diferentes. Quizás fuera una cosa de híbridos. Quizás los lobos y los híbridos congeniaran, o algo así. Me encogí de hombros y me acerqué al grupo que más me interesaba.

- Hola. –les dije a Edward y sus dos acompañantes. Me alegré de que no hubiera ninguna vampiresa con él. Después de todo, no se lo había preguntado. Por todo lo que sabía, podría tener compañera. Lo vi fruncir el ceño un poco y me mordí la lengua mentalmente. Tendría que controlar lo que pensaba.

- Hola, yo soy Edward –me dijo dándome la mano. Su contacto me calentó todo el cuerpo, como si hubiera metido el brazo en un horno industrial. Y para colmo, una sonrisa increíble se asomó a su cara. Estaba a punto de dejar todo esto y llevármelo arriba corriendo, cuando uno de los otros muchachos se aclaró la garganta con intención.

- Ellos son mis hermanos. –Agregó antes de soltar mi mano.

- Yo soy Emmett. –Me dijo el que tenía el tamaño de una puerta, y luego me abrazó envolviéndome en sus brazos. Si hubiera necesitado respirar, probablemente me hubiera matado. Me reí mientras lo abrazaba, y vi por el rabillo del ojo cómo el tercer chico miraba a Edward como cuestionándolo. Él asintió levemente y luego bajó la vista. Supuse que le había preguntado algo con la mente. Eso debía ser muy práctico. Emmett por fin me soltó y el último extendió la mano para saludarme.

- Yo soy Jasper. –Dijo en tono muy formal y con un acento marcadamente sureño. Se encogió un poco cuando lo toqué, y se alejó mucho más rápido que los otros. Era bastante extraño. Y parecía muy incómodo, como si algo le molestara. Estaba a punto pedirle que me dijera qué le pasaba, cuando Edward tocó mi brazo, como pidiéndome que esperara. Además, el roce hizo que me distrajera y perdiera el hilo de mis pensamientos.


Naty POV

Después de saludar a Joy, Mer y yo nos quedamos hablando un ratito con Robin. Me había preguntado qué había sentido la cumpleañera cuando vio la fiesta. Le dije la verdad… o casi toda la verdad. Sorpresa, alegría, entusiasmo, amor. Lo que no le dije fue sobre la extraña lujuria. No me imaginé por qué sentiría eso. Pero prefería no divulgar algo tan personal. Aunque por supuesto luego le preguntaría de qué se trataba. No me pensaba quedar con la intriga.

Cuando Robin empezó a destilar ansiedad –supuse que por ir con Seth-, nos fuimos al grupo en el que estaba mi hermana de recientes doscientos. Cuando nos acercamos el ambiente me volvió a acalorar. Vi la cara de Jasper contrayéndose mientras mantenía la vista fija en algo que hizo que todo encajara.

Edward le tocaba el brazo a Joy. Era un gesto simple, sólo eso no hubiera significado nada. Pero lo importante era la increíble cantidad de electricidad que volaba a su alrededor. Los ojos de Joy la delataron. La conocía demasiado bien. ¡Por eso había llegado tarde! Por eso Edward no había llegado con sus hermanos. Por eso era la lujuria que sentí cuando entró, y la que sentía Edward desde el mismo minuto en el que apareció. ¡Debieron haber estado juntos!

Miré a Jasper, como buscando una razón para que tuviera la cara pegada al contacto de nuestros hermanos. Ahora me miraba fijo. Mis ojos deben haber estado abiertos como platos. Porque cuando lo cuestioné con la mirada asintió levemente. ¡Claro! Eso era lo que decía que teníamos en común, ¡él también lo sentía! También era un perceptor de emociones, por eso estaba irradiando tantas emociones todo el tiempo, canalizaba las de los demás, al igual que yo.

Pero no me iba a quedar con su opinión. No podía quedarme con la duda de si lo que pensábamos era verdad. Además, si así era ¿qué tenía de malo? ¿Por qué no nos lo había dicho? Estaba a punto de abrir la boca para confrontar a Joy cuando Edward se agachó y le susurró algo al oído.

Joy se envaró y se volteó completamente para verme.

- Naty, ¿puedo hablar contigo un momento? –Me preguntó bastante ansiosa y con un ligero tono de alarma. Mer nos miró extrañada mientras Joy me tomaba del brazo.

- Contigo también, Mer, si no te molesta. –Agregó.

Subimos las escaleras y nos metimos en mi cuarto. Todos los que no eran de invitados estaban sellados a prueba de sonidos. Ya era bastante difícil vivir en una casa con alguien que sintiera lo que sientes y alguien que supiera cuando mientes. Esta era nuestra forma de neutralizar un poco los sentidos de vampiro. Nos daba un pequeño sentido de intimidad. Aunque sólo fuera relativo en el caso de los vampiros. Si alguien se concentraba, seguro podría escuchar lo que hacíamos, pero entre nosotras solíamos respetar el espacio de las otras.

Cuando estuvimos con la puerta cerrada comenzamos a hablar bajito. Mer fue la primera.

- Bueno, ya. ¿Alguien podría decirme de qué se trata todo esto, por favor?

Joy estaba a punto de abrir la boca, pero la interrumpí, fingiendo un tono indignado y cruzándome de brazos teatralmente.

- Bueno, el caso es que nuestra hermana encontró pareja, y al parecer… no planeaba contárnoslo.

Joy se rió por mi mala actuación, estaba a punto de explotar por la alegría que cargaba y Mer abrió los ojos como platos y abrazó a nuestra hermana en cuanto reaccionó.

- ¿Quién es? ¿Quién es? –Mer prácticamente gritaba de la emoción. Y cuando se alejó llegó mi turno de abrazarla.

- Edward. –le contestó. Mer asintió mientras hacía un gesto como de limpiarse la baba y todas rompimos a reír.

- ¿Por qué no nos lo dijiste? –le pregunté después.

- No se, lo conocí mientras esperaba para volver. ¡Y me volvió loca! Me moría por decirles, pero no quería arruinar la fiesta. Pensé que quizás no les gustara o algo así. Además, todo sucedió muy rápido. Todavía no lo asimilo, y sólo fueron unos minutos, así que en realidad no estoy del todo segura de si dijo en serio las cosas que dijo…

- Créeme, lo dijo en serio. –Le aseguré-. Lo que sea que tú sentías… -me aclaré la garganta- él lo sentía más.

Ambas se rieron con ganas y Joy parecía más contenta que antes. Era imposible no contagiarse de esos estados de ánimo. Eran increíblemente intensos.


Mer POV

Estaba muy feliz por Joy. Y ella también parecía estarlo. Nunca la había visto tan entusiasmada por algo, era muy lindo verla así.

- Bueno, ¿y qué tienen planeado para hacer en mi fiesta? –Preguntó en un tono jocoso, aunque se notaba que realmente tenía curiosidad. Naty me miró y luego Joy también. Me encogí de hombros.

- ¿Qué tal un juego de “Verdad-Consecuencia”? –Les dije mientras me reía. Ya sabía exactamente quién sería la primera víctima.

6 comentarios:

Mer dijo...

Consecuencia inevitable es que después de leerte no sepamos que decir pues nuestra mente se nubla, el corazón nos ruge por salir y sólo balbuceamos Naty celestial es tú forma de escribir.

joy ..NTLS dijo...

EH EH EH EH .. FIESTA FIESTA PLUMA PLUMA GAY (VA NA K VER ESA CANVCION :p) GENIALLL PINKY X FIN LLEGUE AMI FIESTA ..TE ADORO MI BELLA NATY (BELLA X LO LINDA NO X LA MENZA DE BELLA)



BESOS NTLS LAS ADORO

Gaby Black dijo...

Esta super mi Naty bella!!!!! seguro que el juego de verdad y concecuencia va a ser la maxiño jeje.

Espero leer prontito.

Te adoro.

Besitos.

Adri cullen dijo...

ay DIOS AY DIOS AY DIOS!!!!!!!!!!!!! verdad o consecuencia??? es enserio????? ay DIOS AY DIOS!!! QUIERO LEER MAS... naty siempre me deja con la chispa de la intriga.. aahh mi joy ya volvio POR FIN!!!! otra cosita
poq no bailamos???

Kokoro Black (♥NTLS Alpha♥) dijo...

WIIIIII!!!!! NATY!! TE AMO!!!! HERMOSO COMO SIEMPRE!!!

AHHH!!! AS LONG AS YOU LOVE!!!! AHHHH!!!! CON ESO ME MATASTE!!!! AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

AHAHHAHAHHAH TE AMO!!

Robin Wolfe dijo...

Ansiosa por Seth? nunca XD genial mi Naty, ahhh eres maravillosa ^^ sigo leyendo!!