martes, 22 de septiembre de 2009

4. Despertar

Desperté cuando el primer latido golpeó mi pecho con tanta furia que dolía. Dónde estaba?

Pum

El siguiente latido me hizo estremecer. Había gente alrededor...

Pum.

Grité. Mi propio corazón me estaba matando. Como si quisiera huir de mi cuerpo. Alguien me cogió en brazos.

Pum.

Y volví a desfallecer...



Susurros, susurros por todas partes.
-Deja de torturarte. Tú no sabías que iba a pasar esto.
-No debía gritarle, no tendría que haberle dicho eso... es sólo una niña, la asuste...
-Sabes tan bien como yo que Nessie ya no es tan niña- papá se quedo callado, escuchando mis pensamientos- Jacob, creo que deberías irte, Nessie va a despertar y necesitamos que esté tranquila.
Intenté hablar, pero mis labios pesaban demasiado...
-Sí, vendré a verla por la mañana. Por favor dile que la qu... que lo siento.
-Lo haré.
Conseguí mover los dedos de las manos. Poco a poco mi cuerpo fue saliendo de su sopor. Intenté gesticular de nuevo. Había alguien acariciándome los brazos...
-Papá...
-Aquí estoy amor mío.
-¡Nessie!- escuché al fondo de la habitación.
Tenía que conseguir moverme antes de que se preocuparan más… me apoyé sobre los codos.
-No te esfuerces cariño- mi padre me besó en la frente y se levantó.
No hizo falta que me lo pidiera dos veces. Cerré los ojos, pero seguí luchando contra el sueño.
-Edward. Tenemos que hacer algo.
-Acabo de llamar a Huilen- su voz pretendía ser tranquilizadora, pero era inevitable notar cierto tono de amargura- Le he contado lo ocurrido, mañana estará aquí con Nahuel. Creo que tienen… cierta idea de lo que pasa.
¿Tan malo era? ¿Cuánto tiempo había durado esta vez?
Entreabrí los ojos, estaba en mi antigua casa. El cielo parecía estar aclarándose en el exterior. ¿Toda la noche?

Volví a notar su presencia. Me siguieron acariciando el brazo, mientras entonaban una nana. No podía aguantar más, estaba demasiado cansada. Volví a sumirme en la oscuridad mientras la dulce voz de mi padre me envolvía…


Desperté al escuchar a gente discutiendo en la planta inferior.
-Necesito saber lo que le pasa a mi nieta.
-Yo también, pero aun no sabemos nada Charlie… espero eso cambie pronto.
Me sentí con fuerzas al comprobar que podía levantarme con facilidad. Examiné cada parte de mi cuerpo, sorprendiéndome al ver mi pecho intacto, loa latidos de mi corazón habían sido tan fuertes… parecían rasgar la piel.

Era como si aquella noche jamás hubiera ocurrido. Como si se tratara de un sueño. Ahora me encontraba tan fuerte…
Tras ver en el reloj que ya era más de mediodía bajé las escaleras de dos en dos y me dirigí hacia el salón. Abuelo y mamá estaban sentados en el sofá.
-Hola.
Ambos saltaron aliviados. Mi madre me abrazó.
-Cariño, ¿Estás bien? ¿Cómo te encuentras?
Casi no podía respirar con aquellos brazos oprimiéndome.
-Bueno… creo que volveré a perder el conocimiento si me aprietas…
-Oh, perdona- Se relajó un poco sin llegar a soltarme.
-Mamá… tranquilízate. Estoy perfectamente.
Finalmente conseguí que me soltara.
-Deberías sentarte.
-No quiero sentarme… no lo necesito ¿Y papá?
Fue a acompañar a Jacob a La Push. Volvió hace una hora pero no quisimos despertarte- me llevó al sofá ignorando mis quejas- Entre lo de Billy y lo ocurrido anoche el pobre no parece él mismo. Está como muerto…
Jake… Todo había sido por mi culpa. Él me necesitaba y yo le había complicado la vida.
Charlie me estrechó con cariño.
-No sabía que estabas enferma.
-No estoy enferma abuelo, yo solo… me desmayé.
Mamá abrió la boca, seguramente para contradecirme, pero miró a Charlie y cambió de idea.
Todo era demasiado caótico. No había tiempo para pensar.
-Creo que necesito tomar el aire- dije levantándome.
-Claro, intenta despejarte un poco- me sonrió mi madre.

Era una mañana fresca y soleada, caminé por la mullida hierba lentamente.
Así que Jake estaba imprimado de mí… ¿Qué implicaba aquello? ¿Era algo así como el destino? ¿Estaba atada a él de por vida? ¿Es que… no tenía elección? Un escalofrío me recorrió. Quería a Jake, él lo sabía, pero me asustaba el no poder elegir, el tener un destino prefijado. Necesitaba ser dueña de mi propia vida.
Pero ¿Y si no me entregaba? ¿Estaría siempre solo? ¿Jamás estaría con una mujer? Era como se me impusieran que yo fuese su compañera. Y no era justo. Si algún día estaba con él no sería porque el destino así lo exigiera.

No había pasado más de un cuarto de hora cuando aprecié a tres figuras acercarse a gran velocidad. La de la izquierda era una mujer pequeña, de piel aceituna, el del centro era mi padre, y a su izquierda un chico un chico joven, moreno de pelo trenzado me miraba fijamente, desde la distancia. Había pasado mucho tiempo… pero no le había olvidado.
Nahuel.

Los tres pararon a un metro de mí. Mi padre fue el primero en acercarse para besarme cariñosamente en la frente.
-¿Estás bien?
-Perfectamente- dije algo incómoda ante la presencia de otro semivampiro.- Bueno, traes visita.
-Sí, confío en que te acuerdes de nuestros amigos Huilen y Nahuel- dijo indicándoles que se acercaran a mí- Han venido desde lejos para verte.
Huilen me dedicó una gran sonrisa mientras me tendía la mano. Se la di consciente de que el chico no despegaba los ojos de mí, analizándome de arriba abajo, decidí hacerme la tonta.
-Hola Nahuel- le saludé volviéndome hacia él- Me alegro mucho de volver a verte.
También me dio la mano. Aquellos penetrantes ojos parecían ansiar penetrar en los míos.
-Me extraña que te acuerdes, apenas tenías unos meses.
-Tengo buena memoria, además, aquel día fue difícil de olvidar.
-¡Bueno!- Interrumpió papá- será mejor que entremos adentro a hablar. Bella os está esperando.

Cuando llegamos a la puerta Charlie estaba allí, despidiéndose de mamá. Dio un respingo al girarse y vernos al lado suya.
-Em… yo… soy Charlie- tendió la mano pero al instante pareció cambiar de idea- Será mejor que me vaya, Sue me está esperando… debe estar preocupada. Adiós Nessie.
-Adiós abuelo- me despedí sin poder contener una sonrisa.
Solo cuando hubimos entrado y todos habían tomado asiento me percaté que le la presencia de aquellos dos vampiros seguramente querría decir que conocían el por qué de mi problema.
Me puse nerviosa. Esperando a que alguien se decidiera a comenzar.
-¿Cuántas veces ha ocurrido?-
Nahuel, sentado a mi lado, decidió romper el hielo. Mi padre me miró, sí seguramente lo mejor sería que fuera yo la que hablara del tema.
-Ayer fue la tercera vez.
La noticia no pareció agradarle. Miró a mis padres.
-Veréis, para ser sincero no se mucho más que vosotros de este tema. Quizás solo sepa la conclusión de él, que no creo que os agrade demasiado…, cuando los Vulturis estuvieron aquí no conté toda la historia. Mi padre, Joham, no tuvo dos hijas, si no tres.
Mi mente comenzó a volar con esas simples palabras, el hecho de que hacía siete años omitiera a la tercera hija no presagiaba nada bueno.
-¿Qué ocurrió con ella?- le apremió mamá.
-Según me contaron, ella comenzó como Nessie. Durante cortos periodos de tiempo su corazón fue apagándose. Al principio duraba minutos. Pero la cuarta y la quinta vez llegaron a sucederse días. Empezó a cambiar. Su cuerpo perdía sangre sin razón alguna, necesitaba alimentarse prácticamente a diario…
Huilen le interrumpió.
-Nuestra teoría es que en algunos casos un corazón tan humano no puede vivir en un cuerpo semivampiro. Al cabo del tiempo se produce un rechazo. Joham se obsesionó con ese tema, como os dijimos es muy dado a experimentar. Por eso creo a las otras dos. Pero ellas no reaccionaron de la misma manera que Kahliel.
Miré a mi padre. Sumido en sus propios pensamientos. Su cara era puro pánico. Horror. Desesperación. Ya sabía como acababa aquella historia.
Mamá les miró intentando mantener la tranquilidad.
-No has respondido... ¿Qué le ocurrió?

Nahuel volvió a mirarme. Era algo incómodo, como si al mirarme lo supiera todo de mí… como si pudiera ver todo lo que yo tenía en mi interior. Se volvió hacia mi madre.
-La sexta vez fue mortal.



Por: Cassandra

5 comentarios:

JOY..NTLS dijo...

AMO ESTE FICS .. ESPERO LES GUSTE CHIKAS

Mer dijo...

Es atrayente y obliga a continuar. Más capis, más. Gracias, un vez más, a NPM por subirlo. Besotes miles mis NTLS

Anónimo dijo...

me gusta mucho esta historia el drama es bueno sigue con mas capis plis
meliza .chile.

Beu de Spunk dijo...

Ohh! Dios! Y luego que paso!?

Anónimo dijo...

Amiga:
Antes que nada te felicito por tu blog,tambien por la historia que nos haz regalao =) sólo me gustaria que nos dijeras cada cuando vas a publicar y si cambias tu fando de pantalla, el problema es que casi no veo las letras y a me edad me voy a quedar ciega =/ con tanto esfuerzo jijiji!! ok es solo un comentario, de cualquier forma seguire lellendote, porque tienes talento. ¡muchas gracias! dejo saludos y besos. atte. xochitl, Veracruz.México.