lunes, 2 de noviembre de 2009

Encuentro Casual "Oneshoot" por LiQanLu y Tini Black

Les dejo el regalo de cumpleaños que dejaron mis hermosas amigas que amo con toda el alma... Lii y Tini^^. Disfrutenlo tanto como yo lo hice...

Disclaimer: Los personajes pertenecen a STEPHENIE MEYER la historia a LiiQanLu y Tini Black =P

Regalo para KOKORO porque un día como hoy el cielo vio nacer a una DIOSA LICANTROPA, que con sus grandes historias hace que nuestros mas impuros deseos pasionales surjan de las cenizas como el ave fénix

Summary: Dos cuerpos, dos seres

Un hombre, una mujer

Destino, coincidencia

ENCUENTRO CASUAL”

KOKORO POV

Parecía que mi día no podía estar peor, simplemente me había levantado con el pie izquierdo, lo único que me faltaba era que un perro orinara sobre mí.

Salí a toda prisa de mi casa realmente molesta, me chocaba levantarme tarde, tenía que llegar a mi trabajo en menos de 20 min y el hecho de trabajar al otro lado de la frontera no me ayudaba en nada, siempre había muchísimo tráfico y tardaba más de 1 hr en cruzar, esperaba que un milagro sucediera y no hubiera mucho tráfico, era casi imposible pero soñar no costaba nada. Cuando comencé a divisar la frontera pude notar que mínimo algo estaba a mi favor, no había más que 5 carros esperando frente a mí y eso era demasiado bueno.

Cruce en menos de 5 min y ahora me dirigía a mi trabajo, cuando pensé que todo iba mega bien, afuera de mi trabajo había un millón de personas, no comprendía nada de lo que pasaba pero ya que era una plaza rece por qué no se dirigieran a Jack in the box el cual es un restaurante donde yo trabajo, el atender gente nunca me a molestado pero atender a millones realmente molestaría a cualquiera.

Estacione mi carro que por pura suerte tenía mi lugar especial, no hubiera encontrado estacionamiento ni de suerte, cuando comencé a dirigirme a la puerta de mi trabajo mire que lamentablemente la gente estaba más amontonada ahí, seguro había alguna especial o algo regalaban por qué no era muí común que tanta gente muriera por entrar a comer ahí.

Después de empujar un poco de gente pude lograr entrar no sin antes demostrar que trabajaba ahí porque unas personas que más bien parecían gorilas no me permitían el acceso, al parecer el encargado del restauran mando llamar a seguridad lo cual me favorecía en mucho, llevaba la vista abajo por lo cual no note quien mas estaba en el restauran lo único que noté extraño era que no había gente a la vista, ahora comprendí el por qué tanta gente afuera.

Me dirigí a los vestidores rápidamente para ponerme mi uniforme, cuando salí el dueño estaba fuera de la puerta buscando algo, ¿perdón? ¿El dueño estaba aquí? eso era por de más extraño

-Señorita, que bueno que por fin encuentro a alguien desocupado- hablaba mas para sí mismo que para mí- ¿podría atender la mesa vip que está del lado derecho?, es que los demás están saturados de trabajo- parecía muí desesperado

-¡Claro!, ¿algún tipo de servicio en especial?, pregunto ya que es poco común que la mesa vip sea utilizada- y así lo era, nunca en todo el tiempo que tenia trabajando aquí me había tocado entrar ahí, era un pequeño salón apartado de la demás gente del restauran y si la estaban utilizando tenía que ser algo realmente importante

-Solo atiéndalos lo mejor que pueda, es raro que gente importante nos visite y quiero que se lleven una buena impresión de nosotros- asentí con la cabeza y comencé a dirigirme al lugar donde me señalaron

Antes de entrar al lugar una compañera paso por un lado de mi y se me quedo viendo su rostro no me inspiraba más que una gran… ¿molesta?

-¿A dónde vas?- me gruño

-¿Cómo que a donde?, me mandaron a atender, ¿Que acaso eso es un delito?- pregunte un poco mas enfadada, no comprendía porque me hablaba así

-¡No puedo creerlo!... ¿Te mandaron a la zona vip?- Siii, ¿Que no era por demás obvio?

-¿Qué no miras hacia donde me dirijo?- esta mujer estaba sacándome de mis casillas

-Sí. Lo siento es que en verdad quería ser yo a quien mandaran a atender ahí- que le pasaba era demasiado voluble

-Si como sea- le conteste, no estaba como para amabilidades después de todo lo que me había pasado la noche anterior y hoy mismo, no podía acostarme a dormir ya que tenía que escribir el segundo capítulo de la nueva historia que estaba haciendo “Reconquistando tu corazón”, no me gustaba desvelarme pero él no cumplir con mi gente me hacía sentirme sumamente mal, y después de lo que me dijeron por no haber escrito “Intercambiando destinos” hacia que me sintiera peor, solo deseaba que por alguna vez en el lugar de decirme ese tipo de cosas cuando no escribía, se cercioraran que estaba bien o simplemente agradecieran por el esfuerzo que hago día a día por cumplir con todos y cada uno de los que leen mis historias.

Deje atrás a Joanna creo que así se llamaba y comencé a abrir la puerta del lugar, entre mirando hacia abajo ya que ahora si estaba nerviosa, con la suerte que traía esperaba que algo malo me sucediera, pero cuál fue mi sorpresa cuando levante la vista me quede en estado de shock, ocupaba que alguien me pellizcara y me despertara porque esto tenía que ser un sueño, creo que todo lo malo que me había sucedido ahora no importaba, frente a mi estaba el elenco de luna nueva, no sabía si esta completo pero al menos reconocí al más importante, Taylor Lautner, dios era el mejor día de mi vida, nunca antes había agradecido trabajar aquí y ahora esta mas que agradecida, era el hombre más perfecto que podía haber sobre la tierra, una sonrisa de muerte junto con ese cuerpo de tentación el cual provocaba que mi mente divagara en puros pensamientos impuros, lo amaba con solo mirarlo, y esta vez se miraba mucho, muchísimo mejor que la ultima vez en el comic y aun mejor en la tele o en todas esas fotografías que me volvían loca.

-¿Señorita?- alguien estaba sacudiendo una mano frente a mi- ¿Se encuentra bien?- caí de golpe a la tierra me había quedado quien sabe cuánto tiempo mirando a esa hermosa persona

-Si lo siento- cuando mí vista volteo hacia la persona que me había bajado de mis nueves, volví a volar, de manera diferente claro

-¿Ess…u.s..ted??- mi voz sonó demasiado cortada, no podía ser mi día cada vez estaba mejor, Stephanie Meyer estaba a un lado de mi con una hermosa sonrisa, creo que mi cara reflejaba el asombro de verla ya que soltó una pequeña carcajada

-Sí, creo, bueno al menos si sabes quién soy- me contesto, era por demás obvio que sabía, era la maravillosa diosa que había creado a los hombres más perfectos que podían existir en el mundo, claro aunque no eran reales siempre tenía la ligera ilusión de que si existían

-Claro que lo sé, es una diosa- le conteste sin pensar, lo cual provoque que se riera mucho más fuerte de lo que ya se estaba riendo, diablos creo que soné demasiado extraña al decirle de esa forma pero era lo que pensaba de ella- Lo siento, si se, usted es Stephanie Meyer- dije después de un rato, ya que mi mente no me dejaba formular algo coherente.

-Bueno creo que si me conoce-

-Por supuesto, lo siento pero es que realmente estoy en shock, no puedo creer que después de tanto tiempo queriendo conocerla este hablando con usted a menos de un metro de distancia, simplemente es mejor día de mi vida- le dije aunque al final pareció que estaba hablando conmigo misma

-¡Mucho gusto!...-

-Kokoro, y claro muchísimo gusto- le conteste tomando la mano que había extendido para mí

-Bueno tengo que ir con los chicos, creo que ya los hice esperar mucho- ¿los chicos?, pero claro había olvidado por un momento que ese hombre estaba frente a mi

-Si creo que ya somos dos- le dije a lo cual volvió a reír, era una persona demasiado agradable y risueña

Se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia la mesa donde estaban los demás, la seguí aunque no pude dejar de mirar a Taylor, creo que me había vuelto a enamorar de él, digo si era eso posible.

-¿Les puedo ayudar en algo?-

-¡Pero por supuesto!- contesto Tay, tenía la voz más sexy y seductora que podía haber escuchado jamás- podría traerme una coca-cola- me dijo guiñándome un ojo. Perdón ¿me guiño?

-Otra que cae- ese comentario me saco de mi ensoñación, ¿Robert?.. Dios era posible que todos mis hombres estuvieran en el mismo cuarto, no creo que no simplemente tenia suerte o algo malo pasaría después de todo esto ya que no era para nada común, creo que si les llegaba a contar a las chicas lo que me sucedía nunca llegarían a creerme, a Joy le hubiera dado prácticamente un paro cardiaco a ver a Robert, diablos era un hombre sexy pero a unos cuantos asientos a su derecha se encontraba el hombre que podía por mucho ser más sexy que él

-Si estoy de acuerdo contigo, este hombre deja babeando a todas las chicas con las que se topa- creo que tenía que dejar de ver a Taylor de manera boba si no todos se burlaría de mi y más que nada puede que hasta lo termine asustando, la dueña del comentario había sido Kristen que la verdad no sé por qué no la había visto (nótese el sarcasmo)

-Lo siento, ¿algo más?- le pregunte a los demás que estaban en la mesa

-No gracias por el momento es todo- ese hombre me hablaba con tono seductor o simplemente era yo la que estaba alucinando

Salí de ese cuarto que parecía el mismísimo cielo y fui directo a la barra a pedir su orden, cuando sentí una mano tocar mi hombro me gire al contacto y mi dios personal estaba a escasos centímetros de mi

-Señorita, lamento ser tan directo, pero me pareció una persona muí linda y encantadora, el día de hoy se nos permite llevar a alguna fan al estudio y quisiera saber si le gustaría acompañarme, claro si es que se considera fan- la número uno pensé para mis adentros, estaba en un gran dilema hoy tenía una pequeña reunión con las chicas en mi casa, era mi cumpleaños y habíamos quedado en juntarnos un rato, no podía quedarles mal pero la verdad no podía desaprovechar la oportunidad, lo siento chicas

-Claro, me encantaría- le conteste casi automáticamente casi sonando desesperada

-Bien entonces prepárate que nos vamos, nos acaban de llamar de emergencia así que ya vamos de salida- no había notado que los chicos iban saliendo de la zona vip, había un problema estaba trabajando y no sabía si me daría permiso para falta, pero al diablo tenía un permiso que no había utilizado antes y creo que era el mejor momento para utilizarlo

-Claro en 5 min estoy lista-

-De acuerdo aquí te espero- ese hombre era mucho más encantador de lo que decían, me enamoraba cada segundo más de él, aunque claro ¿quién no lo haría?- disculpa aun no se tu nombre- me pregunto

- Kokoro-

-Mucho gusto Kokoro, espero que no le temas a las alturas- me dijo riendo fuertemente, aunque la verdad no comprendía porque lo decía, se ha de haber dado cuenta de mi cara ya que no tardo en explicarse- tenemos que volar hasta Vancouver, te recuerdo que es donde grabamos normalmente, solo estamos aquí de paso ya que estuvimos en una conferencia de prensa- cierto, aun no sabía el motivo por el cual todos estaban aquí

-Creo que podre sobrevivir si estas tu en el mismo vuelo- ¡demonios lo dije en voz alta!, no quería que a minutos de haberlo conocido se espantara por ser tan directa con él

Me dirigí inmediatamente a hablar con mi jefe, mi suerte había comenzado a cambiar drásticamente, no puso ningún tipo de pero y me dejo ir libremente, salí de la oficina y corrí a los cambiadores por mis cosas, no me di a la tarea de quitarme el uniforme ya que estaba muí emocionada por estar todo el día con Taylor. No lo podía creer yo a Vancouver, tenia muchísimo tiempo soñando con ir algún día para haya solo para ver si de casualidad me topaba con él y ahora no solo me toparía si no que estaría con el prácticamente todo el día, después de sacarme esos pensamientos de la cabeza me salí a la recepción del restauran.

Ahí estaba esperándome aun lado de la barra con su mirada fija hacia la puerta y su ceño totalmente fruncido

-¿Que sucede?-

-No sé cómo le haremos para llegar al carro con todo esa gente ahí afuera- pude notar que estaba realmente nervioso y un poco molesto

-¿Te molestan los fans?- al ver su cara no pude evitar preguntarle, porque si así era que mala onda, que hubiera pasado si nos hubiéramos conocido en otras circunstancias, inmediatamente volteo a verme y me sonrió, debería ser un delito el sonreír de esa manera, que no se daba cuenta que podía causarle un paro respiratorio y por consiguiente paro cerebral a quien lo mirara

-No para nada, poco a poco me he ido acostumbrado a la gente, los fans son un amor, gracias a ellos estoy en donde me encuentro actualmente, aparte de no haber sido por todos ellos nunca habría venido hasta aquí y nunca hubiera tenido el placer de conocerte- estaba que me derretía, nunca hubiera llegado a imaginar que me diría algo así -Ven vamos al caos- sonrió de nuevo y me tomo de la mano, dios su piel era extremadamente suave y caliente, no sé qué tanto de licántropo tenia pero por la temperatura de su cuerpo se le acercaba a lo que mi imaginación algún día genero, bueno creo que estoy comenzando a divagar demasiado -¿Koko pasa algo?- su voz me saco de mis pensamientos

-No ¿Por qué?-

-Porque tengo como 5 min hablándote y diciéndote que caminemos y estás estática en el mismo lugar- me encantaba su sonrisa la cual provocaba que mi cuerpo sufriera un tipo de corriente eléctrica que viajaba desde la punta de mis pies hasta la cabeza

-No lo siento, es que creo que ya me dio un poco de pánico- mentí un poco, no quería ser tan aventada, que tal si lo asustaba al decirle todo lo que estaba pensando

-¿Te molestan los fans?- me dijo con una sonrisa burlona y eso me dejo sin palabras, si supiera que yo también tengo mis fans gracias a él – ¡Anda vamos!, no te preocupes yo te protejo- me dijo y paso un brazo por mi cintura y me pego a su cuerpo, el simple toque de sus manos en mi cuerpo provoco que mi bajo vientre comenzara a querer más de él, no podía evitar pensar en sus manos recorriendo mi cuerpo y pegándome más de lo posible a su cuerpo, comenzó a arrastrarme prácticamente hacia la puerta, note que tomo una gran bocanada de aire antes de pasar la puerta, su guarda espaldas de situó atrás de nosotros y comenzamos a caminar hacia afuera del restaurant.

Cuando cruzamos la puesta me pego aun mas a su cuerpo ¿Cómo podría ser posible eso?, Estaba en el mismísimo cielo o le que más se le parecía, la gente comenzó a cerrarnos el camino gritando cosas que no entendía bien pero si yo estuviera en su lugar diría algo como ¡Taylor cásate conmigo! ¡Te amo! Etc, Taylor es un lindo se tomaba fotos con las pocas fans que alcanzaba y a las otras tantas les autografiaba fotos, mientas que miles se desmallaban y lloraban de alegría. Llego un momento en el que me quede completamente ciega de tanto flash y al momento sentí una cálida mano sujetar la mía y guiarme a un coche negro, se paro enfrente de mí y abrió la puesta del auto como todo un caballero, entre primero y al segundo el tras de mi cerrando la puerta.

-No pensé que tanta gente llegara tan rápido- dijo Robert a lo que Kristen contesto

-Me sorprende que aun no estén acostumbrado a esto amor- y le dio un pequeño beso en la comisura de los labios. Yo me quede en shork abrí los ojos como platos y miré a Taylor llena de dudas.

-Kris, Rob tenemos visitas compórtense como gente normal- dijo tay señalándome y rodando lo ojos –Ya tendrán tiempo en el avión para continuar con sus amoríos– note un leve sonrojo en la piel blanca de Kris y Rob solo sonrió de lado –Lo siento no pueden parar cuando se apasionan, ya sabes las escenas son estrictas para Bella y Edward- sonrió maliciosamente -Así que aprovechan el tiempo fuera del set-

Me quede sin palabras, todo el camino estos se iban gastando bromas entre ellos parecían estar muy cómodos, mi pregunta era donde se encontraba Stephenie

-¿Dónde está Stephenie?- pregunte

-Se fue al aeropuerto con Chris, tenían que arreglar todo para que entremos sin problemas directo al avión, ya sabes las chicas se vuelven locas cuando ven a estos dos hombres en las calles, y no queremos retrasarnos tenemos que llegar a tiempo a la entrevista para salir inmediatamente hacia el estudio- dijo Kristen y los chicos soltaron una carcajada, yo solo le sonreí

-Ya se me ese dialogo de memoria Kris, los celos te corroen- dijo mi Dios, lo mire y él me sonrió, después de eso ya no volvimos a hablar hasta llegar al aeropuerto

-Llegamos- me dijo tay al oído a lo cual solo asentí, el sentir su aliento en mi cuello provoco que cualquier frase coherente se quedara solo en mis pensamientos

-Creo que no funciono el plan de Stephi- suspiro -tardaremos un poco en entrar- dijo kristen, voltie a ver hacia donde se dirigía su mirada y ahí estaban miles de fans y paparazis esperándolos en la puerta del aeropuerto

-Siento hacerte pasar por todo esto, algunas veces quisiera pasar desapercibido, bueno estoy de acuerdo que no es nada malo bueno al menos por los fans, pero el que todo el día los paparazis estén viendo en que te equivocas para publicarlo es realmente molesto- me dijo tay sujetando mi mano, después de la disculpa ya no puse atención a lo demás, su tacto y su aliento solo provocaban que mi sistema nervioso se disparara a mil y mi temperatura subiera a casi punto de ebullición.

-Si esto de acuerdo contigo Taytay- contesto Robert, al escuchar la forma en que le dijo no pude evitar reír, Taylor me voltio a ver con cara de ¬¬, a lo cual reí mucho más fuerte, Kristen no tardo en reír al igual que Robert, eran unas personas muy simpáticas y me encantaba la forma en que bromeaban entre ellos.

Cuando logramos llegar al avión la azafata casi muere de la impresión a ver a los chicos, se me quedo viendo de una manera extraña pero no le tome importancia, creo que los celos y la duda estaba dibujada en su cara y eso me hizo feliz. En cuanto pusimos un pie en el avión Kristen y Robert se voltearon a ver de una forma picara y se comenzaron a reír fuertemente, aun no sabía que decir, todos los chismes de su relación eran ciertos y se me hacía de lo mas lindo, Taylor se acerco a mi oído y me dijo

-Lamento que presencies lo que sucederá, pero estos dos no soportan viajar en avión sin hacer algo en el- me susurro Taylor

-El hecho de que tú seas un aburrido no quiere decir que nosotros también lo seamos – le contesto Kristen

-Esa en mi chica- dijo Robert dándole una nalgada a Kristen, ok tengo que admitir que fue extremadamente extraño, Taylor solo rodo los ojos y me tomo de la mano para dirigirnos al final del avión donde nos sentamos en un enorme sillón blanco

-Quieres algo de tomar-

-No gracias estoy bien- le conteste

Comenzó a hablarme de lo que hacia en sus ratos libres y entre cada toma, siempre había tenido la duda acerca de cómo se distraían y no dude en preguntarle, el avión por fin despego y comencé a ponerme nerviosa, tengo que admitir que le tengo pavor a las alturas pero no podía resistirme a la invitación

-¿Nerviosa?- me susurro tay al oído, ese hombre provocaría mi muerte si seguía haciendo eso

- ¿Es tan obvio?- sonrió y asintió con la cabeza- ¿No te dije antes pero le temo a las alturas?- le explique

-¿Conozco muchas formas para tranquilizarte?- eso sonó extremadamente sexy, no sabía de que me estaba hablando pero comencé a alucinar en un millón de maneras para nada pudorosas de cómo podría detraerme y calmarme

-¿Porque no me sorprendes?, ocupo en estos momentos una buena distracción si no moriré antes de llegar a Vancouver-

-No soy responsable de lo que pueda pasar después de esto, bueno si es que no puedo llegar a distraerte completamente- cuando termino de hablar se acerco peligrosamente a mí y puso su boca en mi cuello, comenzó besando poco a poco desde su comienzo hasta un poco cerca de mis pechos, no podía creer que esto estuviera pasando, ni en mis mas locas fantasías pude llegar a imaginar lo que sentía en estos momentos, comenzó a subir un poco mas hasta que planto sus labios con los míos, estaba en estado de shock por lo cual tarde en responderle el beso, una vez que comenzamos trato de meter su lengua en mi boca y yo por nada se lo impedí, comenzamos una lucha desenfrenada donde nuestras lenguas chocaban de una manera increíble, cuando hizo falta el aire se acerco a mi oreja y la mordió un poco, esto solo significaba peligro, había encontrado mi punto débil y de aquí en adelante ya nada podría detenerme, situé mis manos en su espalda acercándolo mas a mi cuerpo

-Me han dicho que hacerlo en un avión es de lo mejor- su aliento y sus palabras despertaron al monstruo que estaba dentro de mí, prácticamente me volví una fiera y salte sobre mi presa tirándolo hacia atrás hasta que quedo recostado en el sillón

-¿Si? ¡Demuéstramelo!- conteste cuando pude separarme de sus labios, los cuales se había vuelto un vicio, situó sus manos en mis caderas girando sobre mi cuerpo para posicionarse arriba de mi, metió sus manos por debajo de mi blusa y comenzó a acariciar mi vientre, sin pensarlo comencé a quitarle la camisa y el hizo lo mismo con la mía y al momento hizo un camino de besos desde mi cintura hasta mi cuello, me levanto un poco la espalda y me saco tiernamente el sostén blanco que ese día me había dispuesto a llevar, me ruborice al sentir su mirada penetrante en ellos. Lentamente fue acercando sus labios a mi pezón y comenzó a darle pequeños besos arquee la espalda para darle mejor acceso a ellos y este tomo el mensaje al instante comenzó a rozarlo apenas con los dientes, succiono con auténtica delectación, alternando manos y labios de pecho a otro sin parar. Una de sus manos comenzó a bajar por mi muslo y toco mi sexo por arriba del pantalón ahora estorboso el solo contacto me produjo el mayor deseo de mi vida me corría fuego por las venas, ese fuego que me invitaba a pecar estaba loca por sentirlo dentro… llevo sus manos hacia el botón del pantalón y comenzó a desabrochar, bajo el cierre y mi única reacción fue levantar mi caderas para facilitarle el las cosas, y en menos de un segundo estos desaparecieron, de lo que no me había dado cuenta era que me los quito con todo y mis pantaletas, al notar esto me mordí el labio inferior y la sangre se acumulo en la mejillas…

-Eres hermosa- dijo de forma tierna, esboce una pequeña sonrisa que desapareció al instante que comenzó a besarme apasionadamente, con una mano sostenía su cuerpo para no dejarlo caer completamente sobre el mío, cosa que me molestaba yo lo quería pegado a mi y la otra viajaba plácidamente por mi vientre se entretuvo un rato en el interior de los muslos, excitándome, haciendo que anhelara sus caricias mas adentro de mi, agarraba su cabello intentando guiarlo mas a mi labios quería comérmelo y levantaba las caderas en un claro ofrecimiento de mi intimidad. Me estaba asiendo sufrir... hasta que por fin llego al punto de concentración de toma mi excitación y esta se hizo notar estaba totalmente húmeda y sentí su sonrisa en mis labios. Comenzó a masajear mi clítoris y solté un gemido que de inmediato callo con más besos, bajo sus caricias un poco más hasta que introdujo dos de sus dedos dentro de mí, y esto era sin lugar a duda hasta ahora la mejor de mis experiencias, sus pequeñas embestidas me estaban asiendo llegar a al gloria y en un acto inevitable llegue a lo que por ahora era mi primer orgasmo… Me contraje con sus dedos aun dentro de mi, tome su rostro en mis manos y nuestras frentes chocaron lo mire a los ojos y el me sonrió con una de esas sonrisa que matan a cualquier chica…

-Esto aun no acaba- me dijo con una sonrisa de lado

-Esperaba que digieras eso, no es justo que la satisfacción me la lleve yo nada más- voltee a ver su parte baja –Creo que serviría mas que en verdad fueras licántropo, Jacob Black ya estuviera desnudo- dije encogiendo lo hombros y mordiéndome el labio inferior

-Eso se puede arreglar- dijo sonriéndome, se paro y comenzó a quietarse los pantalones, poco a poco, en verdad que este hombre me quería hacer sufrir, mi mirada se dirigió a su bóxer que estaba a punto de reventar, sonreí del solo pensar que estaba en esa situación por mi… Me levante del sillón y lo tome de la mano…

-¿Puedo quitarlo yo?- el solo asintió, le regresaría lo que el me había sufrir, comencé a tocar por enzima de bóxer y mi mente se bloqueo al sentir el enorme ser que amenazaba con explotar debajo de esa fina tela trague un poco de saliva inconscientemente

-¿Nerviosa?- pregunto con una sonrisa burlona, moría por saber que pensaba en ese momento

-Ni un poco- dije en tono firme, comencé a rodear el elástico del bóxer con una mano y con la otra tocando su miembro, soltó un gruñido y aprisionó mis labios en una batalla voraz su lengua entro en mi boca sin ninguna resistencia, ahora yo tenia el control de todo estaba ganando esta batalla. Me libere de sus labio y baje rápidamente su bóxer, y mis ojos se clavaron en el enorme pedazo de carne que ya hacia duro como roca a la mitad se su anatomía, se me hizo agua la boca cuando lo iba a tomar con mi mano, él se me adelanto y tomo mi mano la dirigió a la parte izquierda de su pecho…

-¿Sientes mi corazón?- yo ásete –no sabes lo que acabas de provocar en mi con el solo contacto de tus manos sobre la tela, no es necesario hacer eso, me tienes plenamente excitado- me tomo por sorpresa su palabras, salte a él desesperada y comencé de nuevo con la danza de nuestros labios, que ahora conocían muy bien la coreografía. Lo dirigí al sillón y se sentó en el, pasé mis piernas a su alrededor quedando a pocos centímetros de mi su miembro

-No se si después de esto pueda vivir sin ti- lo mire fijamente a los ojos, el me tomo por la nuca y comenzó a besarme, me fui dejando caer sobre le despacio introduciéndoselo en mi poco a poco hasta que sentí que entro todo, me impresiono que esa COSA tan grande cupiera tan bien en mi. Me quedé quieta un momento, su respiración y la mía se acompasaban eran agitadas... Me estaba acostumbrando a él, abrase su cuello mientras el me tomaba de las caderas, comenzamos con un vaivén primero con suavidad realizábamos movimientos de adelante hacia atrás o giraba mis caderas pero siempre con el dentro de mi, sus movimientos comenzaron a hacerse intensos, seguros, firmes, duros, cada vez mas fuerte, entraba abriendo todo en mi interior, explorando mis cavidades, llenándome de él. Jamás me había sentido más mujer que ahora

-Tay- Gemí un poco

-K…koko- me tomo de la espalda desesperadamente acercada mis pechos a sus labios tomo los tomo en su boca la tibieza de esta me izo estremecer y junto con sus embestidas me estaba llevando al orgasmo, comenzó a contraerme y el lo notó, porque sus embestidas aumentaron cada vez mas rápidas, pero aun no quería terminar con esto así que cambie de posición y por el movimiento brusco salió de mi pero todo era parte de poder prolongar la llegada al cielo… aunque literalmente ya estábamos volando.

Quedo enzima de mi sentí su cuerpo al fin fundiéndose con el mío y volvió a penétrame, ahora con embestidas muy suaves al parecer no era la única que quería prolongar la situación, y después de estar unos minutos con el vaivén suave. Mis piernas se tensaron y comenzamos la danza salvaje mientras los dos nos convulsionábamos, nos estremecíamos, nuestros cuerpos se retorcían de placer, sentí como legaba el orgasmo para mi y como lo arrastraba conmigo, sentía como me llenaba por dentro de todo su ser, ahora podría decir que este es el mejor orgasmo de mi vida, nuestra respiración era entrecortada y nos quedamos unos minutos en la misma posición…

-¿Es verdad no?- lo mire con duda –Lo de hacerlo en el avión es de lo mejor- sonreí- ahora siento una gran adoración por Kris ella fue la de la idea

-No se equivoco, esta a sido la mejor experiencia de mi vida- le dije poniendo mi frente pegada la suya

-¿Te vendrías conmigo?- abrí los ojos como platos sin dejar desunidas nuestras frentes

-Ya lo hice tonto no sentiste- le dije bromeando, pero el estaba serio así que me separe de el pero aun con mi ojos clavados en los suyos -¿De que me hablas?

-¿De venirte para siempre?, estar conmigo siempre- hizo énfasis en la ultima palabra y yo estaba en shock

-¿Me estas tomando el pelo?- si era una broma ya no me parecía graciosa

-Jamás había hablado mas enserio en mi vida, he bebido el placer saciando una sed que creía insaciable y ahora soy incapaz de reconocer la voluntad, ya no podre vivir sin ti- me tomo de la mejilla –TE AMO KOKO- nuestras manos se entrelazaron

-También yo Taylor, como no tienes una idea-

1 año después

Los rayos del sol pasan por las grandes ventanas que dan al jardín de una hermosa casa blanca, miro tu silueta por el rabillo del ojo y siento la caricia de un pétalo de rosa que tan solo ayer adornaban nuestra cama por nuestro primer aniversario, estas dibujando moldeando mi figura con el y yo percibo esa hermosa suavidad, hasta que te topas con mi vientre abultado de solo 3 meses, ese vientre que ahora te vuelve loco cuando me vez desnuda y que en algún momento medio pena, hasta que me dijiste que era la mujer mas jodidamente sexy del mundo y yo me abalance a ti en ese instante, se que siempre seré tu esposa, tu amante, tu amiga y te amare infinitamente. Segura estoy que entre nubes blancas creció mi amor y nació el tuyo por mí, y ahora y siempre Ángel mío mi corazón esta en tus manos.

Para nuestra querida ALPHA deseándole lo mejor siempre, agradeciéndole que nos dejara entrar en un mundo y en su vida te amamos kokoro FELIZ CUMPLEAÑOS….

by: Tini Black Y LiiQaanLu

3 comentarios:

Anónimo dijo...

muchachas este fic esta super se inspiraron en las chicas yo me mato si me llegaran a hacer un oneshoot de estos son muy buenas
seguir

♥Kokoro Black♥ dijo...

AHHHH DE VERDAD CHICAS... GRACIAS!!Perdon por no comentarselos antes... pero lo ame.... sobre todo el final... fue hermoso... gracias por hacerme sonreir y hacerme creer que Tay podria amarme... de verdad fue hermoso y nunca estar mas agradecida de tener amigas mas hermosas que mi duo dinamico. LAS AMO NIÑAS!!!

Mer dijo...

Si de mi Tini es de mi Lii también fue, del amor a la pasión en un único sentimiento. Mi koko estará feliz. Besotes miles